artwork

NEOLITHIC COLLECTION. 2016-2018.

“Neolithic collection” manifests the loss of identity of human beings who survive in a society which has erased their origins in a space of commercial transactions. Society faces an era of changes and resets the system by means of human global manifestations.

 

 

NEOLITHIC COLLECTION. 2016-2018.
Pictures sculptures. Mixed technique on canvas.
Introduction


Esta obra en palabras del propio artista “manifiesta el poder telúrico, primitivo, del ser que resucita a la vida desde lo ancestral”. Es una obra en la que el color azul, un azul místico y misterioso, domina toda la superficie del cuadro y en la que la masa pictórica se ha distribuido de forma densa e irregular, formando macizos que recuerdan a la pintura primitiva sobre soporte parietal.

Más que la representación de una figura, en el último chaman, apreciamos una fantasmagoria, una aparición ancestral de un ser sagrado que reaparece. Esta obra es una metafora que alude a la excesiva tecnificación de la sociedad actual y aboga por una vuelta a los origenes del hombre, cuando vivía en comunión con la Naturaleza y en armonía consigo mismo.

Esta obra pertenece a la serie “Pinturas Neoliticas” en la que el artista pretende desenmascarar la gran mentira de la sociedad contemporánea, que ha cimentado sus pilares sobre el consumismo exacerbado y la deshumanización, a través de la simplicidad del arte primitivo.

Dentro de esta serie y motivado por la necesidad de comunicarse a través de una figuración salvaje y directa ha cobrado cuerpo la subserie “Chamanes” de la que este cuadro forma parte.

..Tradicionalmente se piensa que la humanidad, lo humano sólo es posible en la figuración. Pero la esencia humana no es apariencia sino esencia,.y a pintura abstracta es esencial, se ha depurado, se ha desprovisto de toda su carga narrativa para ser fundamentalmente un mensaje vaciado de inocua retórica y de hipócrita imaginería.

Es la esencia en sí misma. Esa esencialidad ese simbolismo ya lo encontramos en los primitivos. Pero la sociedad ha ido tecnificadonse y alejándose de la vida, convirtiéndose en mero artificio Y por eso la pintura de Emilio Vieites ha sumergido en lo ancestral, en lo atávico, lo permanente, la esencia. Su arte es un intento de humanización de la sociedad y del hombre.

Daniel Genaro Pérez

 


Eternity. 180 x 180 cm. 2016


Profanación. 180 x 180 cm. 2016


Ídolos 38 x 46 cm. 2018


Ritual raíz. 38 x 46 cm. 2018


Adan y Eva. 45 x 56 cm. 2017


Chaman ídolo. 24 x 30 cm. 2018


Human abyss 54 x 73 cm. 2016


Angel caido. 73 x 54 cm. 2017


Invocación del chamán. 40 x 40 cm. 2018


Ancestral. 45 x 55 cm. 2016


Chamán púrpura. 20 x 20 cm. 2018


Chamán azul. 20 x 20 cm. 2018.


Rituales. 25 x 20 cm. 2018


La visión del chamán. 25 x 20 cm. 2018


Lucifer. 38 x 46 cm. 2018


Primeros padres. 160 x 200 cm. 2016


Dreams of Millares. 180 x 298 cm. 2016


Dragón de vida. 56 x 86 cm. 2018


Dreams of Fautrier. 56 x 45 cm. 2017


Re-evolución. 160 x 160 cm. 2016.


Fisuras. 150 x 150 cm. 2016


Crisalida natura. 160 x 160 cm. 2016


Stella. 240 x240 cm. 2016


Blue Hell. 150 x 150 cm. 2016


Dreams of life. 24 x 30 cm. 2018


La emoción del espacio. 40 x 40 cm. 2018


Ángel. 180 x 180 cm. 2018


Raíz de vida. 60 x 60 cm. 2018


Reborn. 150 x 150 cm. 2016


Fenómeno. 150 x 150 cm. 2018


Inner evolution. 150 x 150 cm. 2018


Ojo de Dios. 180 x 180 cm. 2018


Dreams of life. 24 x 30 cm. 2018


Alzheimer. 160 x 160 cm. 2016


Dreams of Mojacar. 180 x 180 cm. 2018


Crisálida. 150 x 298. 2016


Raíces. 60 x 73 cm. 2016


Bioesfera. 100 x 140 cm. 2016


Piedras humanas. 100 x 100 cm. 2016


Amantes. 80 x 100 cm. 2016


Love in evolution. 150 x 300. cm. 2016


Nido humano. 180 x 540 cm. 2016


Luz de vida. 60 x 73 cm. 2016


Gate od paradise. 360 x 540 cm. 2016